Skip links

La economía low touch llega al alquiler vacacional

Una de las tendencias que están cobrando fuerza a raíz del coronavirus es la economía low touch, o sea, de bajo contacto.

El término es fruto de las últimas investigaciones de la consultora internacional, Board of Innovation.

Según estas investigaciones, las principales características de la economía low touch son:

  • Nuevas pautas de higiene
  • Muchas precauciones en cuanto al contacto físico
  • Auge de las tecnologías digitales

En el alquiler vacacional estas tendencias se hacen muy evidentes.

Si antes de la pandemia ya ganaba terreno la tecnología para reducir la necesidad de atender al cliente en persona, de ahora en adelante esto se convertirá en el estándar de facto para las viviendas vacacionales.

Después de tanto tiempo de cuarentena hemos desarrollado hábitos nuevos. A la hora de alquilar una vivienda vacacional, seremos mucho más reacios a lo que antes nos parecía tan normal, como por ejemplo, a que nos den la bienvenida en persona para enseñarnos el chalet, o a coger un mando que podría haber sido manipulado por muchos huéspedes anteriores.

El escudo de la tecnología se convierte en una gran ventaja en un panorama pospandémico, tal como señalan los autores del análisis académico del impacto de COVID-19,  titulado Bioseguridad, tecnologías de automatización y resiliencia económica de las empresas de viajes, turismo y hotelería:

“Los meses de aislamiento han obligado a las empresas y a los consumidores a aceptar conceptos de digitalización y automatización que anteriormente les podría haber incomodado. Los niños aprendiendo a través de internet, los robots desinfectando las oficinas y entregando pedidos, drones paseando perros, reuniones de negocios en salas de chat, conciertos en directo online, visitas virtuales a museos… todas estas cosas dejan huella en la vida después de la crisis.”

El informe asegura que tanto los huéspedes como los gestores y empleados de negocios turísticos se sentirán más seguros si se puede disminuir cualquier contacto humano que no sea necesario en el entorno vacacional.

Por lo tanto, los negocios de alquiler vacacional tendrán que adaptarse a estas tendencias para poder ofrecer el nivel de higiene y seguridad exigido por los huéspedes.

¿Cómo conseguirlo?

Cabe destacar tres tecnologías low touch que reducen drásticamente la necesidad de tocar las superficies. 

  • La cerradura inteligente (smart-lock)
  • El asistente de voz
  • La automatización

Veamos cómo funcionan…

La cerradura inteligente (smart-lock)

La entrega de llaves es la primera oportunidad para evitar un encuentro innecesario entre los huéspedes y el gestor de la vivienda vacacional.

Las cerraduras inteligentes ofrecen mucha seguridad para ambos, porque el huésped no necesita una llave para abrir la puerta, sino que utiliza la aplicación del móvil.

Cero contacto, y cero riesgo de que las llaves se pierdan, o incluso de que se roben.

La gran ventaja es que funciona a través de internet, por lo cual puedes controlar el acceso, estés dónde estés. Si los huéspedes se marchan y se les olvida cerrar, el gestor puede activar la cerradura incluso estando al otro lado del océano. Y si los huéspedes pierden el teléfono, se puede desactivar el código y activar uno nuevo.

¿Qué pasa si los huéspedes no tienen móvil o se les acaba la batería?

Para estos casos, muchos modelos cuentan con un teclado numérico en la cerradura para introducir el código de acceso manualmente.

También se puede permitir la entrada puntualmente al servicio de limpieza u otros empleados, ya que el sistema genera un código único para cada persona. Además, la aplicación va recopilando datos de interés, por ejemplo, cuánto tiempo estuvo el equipo de limpieza en las instalaciones. 

Algunos ejemplos de cerraduras inteligentes son Yale, August y Danalock. También hay soluciones pensadas específicamente para el alquiler vacacional, como Akiles y Hoomvip.

Entre los debates sobre el futuro del alquiler vacacional, muchos expertos destacan las cerraduras inteligentes como tendencia clave. 

Por ejemplo, la empresa española de property management, Alterhome, apuesta por las cerraduras inteligentes como parte de su paquete de innovaciones para ofrecer mayor higiene y seguridad. 

Y el property manager estadounidense, Turnkey, ha invertido en el desarrollo de su propio sistema de cerraduras inteligentes.

Dice su CEO, John Banczak:

“Hoy más que nunca, el bienestar de nuestros propietarios, invitados, vendedores, empleados y comunidades sigue siendo nuestra máxima prioridad. Es sumamente importante que entiendan las medidas que tomamos para garantizar su seguridad y la limpieza de nuestros hogares.”

Para complementar el uso de las cerraduras inteligentes conviene automatizar todo el proceso del check-in, incluso el registro de documentos, para crear una bienvenida low touch  al cien por cien. 

Para este fin se pueden usar herramientas de check-in automatizado como checkinscan.com o chekin.io

El asistente de voz

Dentro de la casa hay una infinidad de posibilidades para reducir la necesidad de tocar las superficies.

Gracias a los asistentes de voz, como Alexa o Google Home, ya no hace falta pulsar botones e interruptores, sino que todo se puede controlar con tu propia voz.

Al dar una orden, o preguntar algo, utilizando la palabra clave que has programado, el altavoz se activa, responde y lleva a cabo la tarea encomendada, por ejemplo, “Alexa, resérvame un taxi.”

Estos asistentes son cada vez más inteligentes. Se pueden usar para controlar un sinfín de funciones, desde buscar información hasta controlar todos los dispositivos de la casa. ¡Incluso se puede programar para que el asistente te responda con la voz de un famoso, como Samuel L. Jackson por ejemplo!

De hecho, en muchos hogares, el asistente se ha convertido en un miembro más de la familia.

Un asistente inteligente como Alexa o Google Home te permite controlar con la voz cualquier dispositivo doméstico que esté conectado a la red WiFi, por ejemplo: 

¿Y si no tienes aparatos inteligentes que se conectan a la red?

Gracias a los enchufes inteligentes puedes convertir cualquier aparato cotidiano, ya sea una lámpara o una tostadora, en algo que puedes controlar con la voz.

Además se puede programar el asistente para sincronizar ciertas funciones. Por ejemplo, se puede configurar una serie de acciones que se llevan a cabo cuando el huésped dice “Buenas noches Alexa” en su propio idioma. Al oír estas palabras, el asistente cerrará los estores, trancará la puerta y apagará el televisor, las luces y el aire acondicionado de la sala de estar.

De esta manera el asistente de voz aporta mucho a la bioseguridad de la vivienda vacacional, al reducir el riesgo de transmisión de patógenos. 

Cabe recordar que las superficies lisas, como los muebles o encimeras son relativamente fáciles de desinfectar. Pero cuando se trata de un mando a distancia, los interruptores de la casa, o cualquier electrodoméstico, es mucho más difícil eliminar los virus y las bacterias que se esconden entre los botones, grietas y ranuras.

Por lo tanto, cuanto más se pueda aprovechar el asistente de voz para evitar el contacto táctil, mejor.

La automatización

La voz no es la única manera de crear un entorno low touch.

También se puede conseguir la reducción del contacto físico mediante la automatización.

¿Qué es la automatización?

La automatización permite ejecutar ciertas tareas de forma automática dependiendo de la presencia de los huéspedes, de factores ambientales, o simplemente de la hora del día.

La climatización es un buen ejemplo…

Modo es un mando inteligente que, gracias a los detectores de movimiento integrados, regula la climatización automáticamente dependiendo de la presencia de los huéspedes y de las condiciones ambientales.

El dispositivo es capaz de apagar las unidades automáticamente en cualquier habitación que se encuentre vacía, siempre dejando el debido margen de tiempo antes de apagarse. Es decir, si alguien sale de la habitación y vuelve poco después, no se apaga. 

Si hay alguien durmiendo, lo detecta y se mantiene encendido. Solo se apaga en caso de una ausencia prolongada.

Otras cosas que se pueden automatizar son las luces, instalando detectores para que se encienda la luz automáticamente cuando alguien entra en la habitación, o cuando haya escasez de luz. 

También hay maneras de configurar el televisor para que se encienda automáticamente a la hora predeterminada, o cuando alguien entre en la estancia. O mejor todavía, que al iniciar Netflix, la iluminación se atenúe y los estores se cierren automáticamente.

En resumen…

El check-in automatizado es una de las tecnologías que están cobrando cada vez más fuerza en estos momentos en los que todo el sector del alquiler vacacional está buscando formas de ofrecer más tranquilidad anticovid a los huéspedes. 

Pero no nos olvidemos de las demás tecnologías, como las cerraduras inteligentes, el asistente de voz y la automatización de la vivienda, ya que el conjunto de todas las herramientas crean una gran oportunidad para mejorar tanto la bioseguridad como la comodidad y entretenimiento del cliente. 

Estas tecnologías se pueden obtener a precios asequibles y son fáciles de instalar, por lo que ofrecen una manera bastante sencilla de mejorar la competitividad del negocio.

Porque, si antes valorábamos la conexión humana, ahora ha cambiado el paradigma y tenemos que encontrar la manera de crear esa misma conexión de forma más segura.

¡Por suerte tenemos a Samuel L. Jackson!